Blog Jalpa

Las noticias y el debate de la vida pública de Jalpa, Zacatecas, México

junio 23, 2005

Opinión | Lo que se siembra se recoge • Elízabeth Arriaga Ortiz

Hace poco más de dos décadas un grupo de amigos tenían por costumbre reunirse con la única finalidad de convivir momentos gratos de solaz esparcimiento. En breve tiempo descubrieron todos que, además de la camaradería de que gozaban, tenían intrínseco un valor relacionado con la vocación de servicio.
Los jóvenes inquietos de aquella época estaban seguros que solos no tendrían una fuerza social o una gran capacidad para realizar obras por su comunidad por lo que deciden en 1981 organizarse como un club afiliado a Rotary Internacional.
Seguramente en ese entonces adolecían de las condiciones adecuadas para consolidarse y conservar la organización por lo que desafortunadamente solo existieron por 15 años. Sin embargo, fue tiempo suficiente para apoyar a la sociedad con varias campañas de Polio Plus para el combate a la enfermedad de la poliomielitis; para efectuar infinidad de reconocimientos a distinguidos ciudadanos que por su trabajo, su empeño, su inteligencia o su labor altruista destacaron en nuestra sociedad y por su enorme preocupación por proteger el medio ambiente y la recreación infantil al promover en diferentes instancias la construcción del Parque Municipal, donde los Rotarios donaron los juegos infantiles.
A pesar de la corta vida del Club Rotario de Jalpa la vocación por servir a la comunidad prevalece en forma personal en aquellos integrantes y en sus familiares. Una muestra de ello es la reunión inesperada que los hijos de ex rotarios, ahora ya casi todos jóvenes profesionistas, ofrecieron a sus padres el día 11 de este mes con dos propósitos fundamentales; uno el ofrecerles una convivencia para recordarles sus logros y otro el manifestarles que en ellos sembraron semillas de bondad, de buenas intenciones y de servicio a la comunidad.
La emotiva reunión demostró una vez más que los valores no se compran, no se imparten en una aula, solo se trasmiten de una generación a otra. Trascendió al renovarse en esos momentos la inquietud de los jóvenes de antaño en sus hijos al interesarse en participar en eventos sociales que poco a poco les permitirán integrarse en nuevas organizaciones en beneficio de su comunidad.
A Miky, Gordo, Profe, T.V. Coca, Don Lupe, Memo, Quijote, Amigo, Suave, Macías, Papi, Mulita, Bigotes, Canalla, Liebre, Tio, Chago, Chucho, Teco, Moy, Nicho, Morro(+), Don Chava(+) Borrado(+) y tantos otros más que en cierta medida participaron activamente en el Club Rotario de Jalpa; así como de las distinguidas damas rotarianas, gracias por abrir brecha y por su vocación de servicio; pero sobre todo, gracias por inculcar en sus descendientes el deseo de reunirse, porque seguramente será el punto de partida para que ellos inicien más adelante su aportación en beneficio de la sociedad.

Publicado en Siglo 21 de Jalpa, edición 160, 19 de junio de 2004

Technorati tags: , ,

1 Comentarios:

  • At domingo, julio 03, 2005 10:58:00 p. m., Blogger MANUEL said…

    ES PARA MI UNA GRAN SATISFACCION, SABER QUE HA QUEDADO PLASMADO EN LOS CORAZONES DE LOS EX-ROTARIOS LA SATISFACCION DE QUE EL SACRIFICIO Y DEDICACION QUE NOS REGALARON, ESTAN DANDO FRUTOS; YA QUE EL EJEMPLO NO SE DICE SE PREDICA Y ESPERO QUE ESTO NOS MOTIVE A SEGUIR COPERANDO CON EL PLENO DESARROLLO DE NUESTRA SOCIEDAD, EN ESPECIAL LA JALPENSE.
    DESEO TAMBIEN QUE ESTAS SATISFACCIONES SEAN LAS PRIMERAS DE MUCHAS MAS.
    ES CUANTO.

     

Publicar un comentario

<< Home